“Tan gigante como Dean”

GiantTítulo original: Giant
Año: 1956
Duración: 201 min.
País: Estados Unidos
Director: George Stevens
Guión: Ivan Moffat & Fred Guiol (Novela: Edna Ferber)
Música: Dimitri Tiomkin
Fotografía: William Mellor
Reparto: Elizabeth Taylor, James Dean, Rock Hudson, Carroll Baker, Jane Withers, Chill Wills, Mercedes McCambridge, Sal Mineo, Dennis Hopper, Judith Evelyn, Paul Fix, Rod Taylor, Earl Holliman, Robert Nichols, Rod Taylor
Productora: Warner Bros. Pictures
Género: Drama. Romance
ANDRES ILLESCAS- La última de las tres grandes películas protagonizadas por el grandísimo James Dean, capaz de elevar a los altares de personaje legendario al granjero reconvertido en magnate del petróleo Jett Rink. Sin embargo, este film, dirigido por George Stevens, no se limita al enorme papel de “Jimmy”, sino que cuenta con otros grandes talentos del mundo del cine como Rock Hudson y Elisabeth Taylor.
A lo largo de sus tres horas y 20 minutos de duración, Gigante explora la sociedad de Texas en el contexto de la fiebre del petróleo. Todo comienza con la boda entre Leslie (Liz Taylor) y Jordan “Bick” Bennedict (Rock Hudson), y su mudanza al enorme rancho que este posee en Texas. Allí entrará en escena Jett Rink (James Dean), un trabajador del rancho de los Bennedict, que mantiene un fuerte vínculo con Luz la hermana de Bick. A pesar de los constantes enfrentamientos entre ambos protagonistas debido a los sentimientos de Jett hacia Leslie, este hallará su fortuna al encontrar petróleo en unos terrenos heredados de la difunta Luz Bennedict. Así Jett Rink se convertirá en uno de los hombres más ricos de América. Sin embargo, jamás encontrara la felicidad al no conseguir su deseo más preciado, el amor de Leslie.
Destacan en esta película las impecables interpretaciones, algo esperable, al rodearse el director George Stevens de las principales estrellas del Hollywood de la época. Además los escenarios elegidos dotan de gran sensación de realidad a la película, algo que en ocasiones falla en los filmes de mediados del siglo pasado. También cabe recalcar la perfecta continuidad, tanto temática, como técnica, consiguiendo que a pesar de su duración se trate de un largometraje fluido, y entretenido, manteniendo de forma constante la atención del espectador.
Lo mejor: La enorme interpretación de una leyenda del cine, James Dean.
Lo peor: La duración de la película, que si bien no supone un obstáculo para cinéfilos, si puede alejar a personas con menor predilección por el séptimo arte.
Conclusión: La mejor película del mito James Dean, un clásico atemporal
Valoración: (3,5 sobre 5)
Compartir
Periodista y Locutor. Productor y Conductor del programa "Algo de Cine" (viernes 02:00pm por la señal de Victoria 103.9 FM)